Sonorense va con México por bronce en futbol en Universiada Mundial

Sonorense va con México por bronce en futbol en Universiada Mundial

Categoría: Futbol Publicado: Lunes, 28 Agosto 2017 Escrito por José Francisco Arredondo

 

HERMOSILLO, Sonora (José Francisco Arredondo/BIP).- Mientras que Mariana Ramos colaboró para que la Selección Mexicana femenil terminara en séptimo lugar, José Antonio Cruz buscará ser pieza clave en el partido por la medalla de bronce varonil de la Universiada Mundial 2017.

 

Los futbolistas sonorenses, Ramos y Cruz, fungieron como representantes del Itson en las selecciones mexicanas que participan en la justa universitaria mundial.

 

En el duelo semifinal de la rama varonil, Cruz Armenta fue el autor del único gol de México en la derrota 1-3 ante los nipones, este domingo 27 de agosto; por su parte, en el partido para definir el séptimo lugar del torneo femenil, el “Tri” derrotó 1-0 a Canadá, aunque Ramos Valenzuela no fue requerida.

 

El balance final del equipo femenil fue de dos victorias (0-2 y 1-0 vs Canadá), un empate (0-0 ante Irlanda) y dos derrotas (2-3 contra Japón y 5-2 ante Estados Unidos), para terminar con una diferencia de goles de -1, producto de siete goles anotados y ocho goles recibidos.

 

Ramos Valenzuela vio acción en los encuentros ante Irlanda, al entrar de cambió al minuto 60; y frente a Estados Unidos, encuentro en el que fue titular, pero abandonó la cancha al 29’.

 

Disputan varones duelo por tercer puesto

 

Por otro lado, los que aún no terminan su participación en espera de alzarse con el tercer puesto son los varones.

 

Hasta este momento marchan en el torneo con un registro de tres victorias (3-0 ante China Taipei; 1-0 contra Irlanda y 2-0 frente a Ucrania); un empate (1-1 con Francia) y un descalabro (3-1 ante Japón en semifinales).

 

El mediocampista de 24 años ha sido tomando en cuenta para los cotejos frente a China Taipei (salió al minuto 46); Francia, hasta al 73’; y Japón, ingresó al 46’.

 

Su actual diferencia de goles es de +4, derivado de romper las redes en ocho ocasiones y ver su portería caer cuatro veces.