Qué bien se hubiera visto Cimarrones, si…

Qué bien se hubiera visto Cimarrones, si…

Publicado: Lunes, 24 Julio 2017 Escrito por José Luis Sibaja

 

 

En palabras del presidente de Cimarrones de Sonora, Servando Carbajal, directiva y equipo realizarían alguna actividad o “brindarían una sorpresa” para apoyar la causa de Ezequiel “Cheque” Orozco, futbolista de Murciélagos de Los Mochis que lucha contra el cáncer.

 

“De alguna manera va a ser una sorpresa, vamos a dar a conocer antes de nuestro primer partido lo que viene de apoyo tanto para el jugador como para la directiva”, afirmó Servando Carbajal el pasado 23 de junio en entrevista para GRADA NORTE.

 

Pero llegó el viernes 21 de julio y a la directiva de Cimarrones de Sonora se le olvidó el compromiso que había hecho en beneficio de la salud del “Cheque” Orozco, justo para el día en que el equipo sonorense enfrentó precisamente al cuadro sinaloense en la primera jornada del Torneo Apertura 2017 del Ascenso MX en el estadio “Héroe de Nacozari”.

 

Así, Cimarrones de Sonora desperdició una gran oportunidad de mostrar a todo el ámbito futbolístico mexicano una valiosa acción de calidad humana, de solidaridad y apoyo (de cualquier tipo) a un futbolista que lo requiere.

 

Pero para poner en contexto, recordemos que el 10 de junio Murciélagos de Los Mochis solicitó al ámbito futbolístico mexicano el apoyo para recabar fondos para cubrir los tratamientos médicos que Ezequiel Orozco requiere para librar una dura batalla contra el cáncer.

 

De inmediato, equipos de futbol de Primera División, jugadores referentes en la Liga MX y futbolistas mexicanos que militan en el balompié europeo levantaron la mano para apoyar mediante donaciones, subastas y partidos de beneficencia para recabar recursos económicos para hacerlos llegar a Murciélagos y al propio jugador.

 

El sonorense Jesús Molina donó una camiseta suya de la Selección Mexicana autografiada por todos los jugadores del “Tri” para realizar una subasta; los futbolistas Moisés Muñoz y Alan Pulido se organizaron para poner a disposición artículos suyos con el mismo propósito, y apenas la semana pasada el Club América enfrentó a Murciélagos para recabar fondos.

 

Pocas, muy pocas veces el ámbito futbolístico mexicano se une por una causa noble, y esta vez, en que clubes, directivos y jugadores cumplieron sus promesas y brindaron su apoyo, Cimarrones falló a la cita.

 

Qué bien se hubiera visto que el equipo sonorense hubiera participado en estas acciones, hablaría muy bien de su calidad humana, esa que es ejemplo para niños y jóvenes en un México cada vez más indiferente a las causas sociales, humanas.

 

Esta oportunidad ya la desperdició Cimarrones de Sonora, su directiva, el club. Pero la lección ahí está, al menos para que en la ciudad, en el Estado, realice esas acciones sociales (es un gran ejemplo lo que hacen equipos de la NFL, MLB y NBA en Estados Unidos) que engrandezcan su organización y correspondan al apoyo que sus aficionados les brindan incondicionalmente.

 

El ‘Tri’, Copa Oro y Juan Carlos Osorio

 

La forma en que la Selección Mexicana concluyó su participación en la Copa Oro puede ser catalogada como vergonzosa, y si bien el técnico del “Tri”, Juan Carlos Osorio, cada vez es más cuestionado, al rastrear el origen del problema, casi todas las direcciones llevan a la directiva de la Federación Mexicana de Futbol.

 

El futbol mexicano está estancado en toda su estructura y gran culpa de esta situación la tiene la gente de pantalón largo que desde hace unos quince años dirige su destino. Es tiempo de cambios, de nuevas ideas, de rotaciones en la FMF.

 

 

Veinte años de experiencia en periodismo deportivo. Cobertura de eventos internacionales.

Twitter: @jlsibaja