Nunca habrá un tornado igual

Nunca habrá un tornado igual

Publicado: Sábado, 20 Mayo 2017 Escrito por Jesús Ibarra

 

COLUMNA: La Ciencia Dulce

 

Jesús Ibarra

 

David Sánchez Cantú nunca fue el peleador más virtuoso, ni tampoco un brillante poseedor de título mundial interino, pero el “Tornado” trascendió por el enorme corazón que siempre mostró, su personalidad humilde y la gran facilidad con la cual siempre cedía para tomarse fotos con fanáticos y amigos en cualquier lugar que visitaba.

Aún recuerdo la resiliencia que mostró el 19 de septiembre de 2015 contra David “Nica” Concepción cuando perdió por nocaut técnico una versión menor del cinturón AMB supermosca en el CUM, ante 7 mil 500 personas.

Todo estaba prácticamente perdido para Sánchez desde el primer round cuando fue enviado a la lona por su rival panameño, quien fijó el paso del combate desde ese momento y trituró al “Tornado”, hasta que ya no salió para el onceavo round, cerrando así su breve etapa como poseedor de un cinturón avalado por un organismo mundial, que había ganado el 24 de mayo de 2014 contra Breilor Terán. 

Sánchez se bajó con la peor paliza de su vida ante Concepción, pero como todo un hombre que tenía la certeza de haber participado en esa golpiza con el orgullo en alto y sin rendirse ante la adversidad, sólo lo hizo cuando humanamente no era posible.

Ya nunca fue el mismo, cerró con marca de apenas 3-2, incluyendo otra debacle en cuatro rounds sufrida el 30 de julio de 2016  en peso gallo ante Luis “Panterita” Nery en Tijuana, donde trataba de revivir su carrera en una nueva división y con Alfredo Caballero en su esquina.

Los dos primeros minutos del primer round fueron los mejores que le vi al “Tornado” en mucho tiempo al fintar con el jab y tirar detrás de éste la mano derecha en recto, cortando el ring ante un  blanco con mucha movilidad.

Todo cambió a partir del segundo round, donde fue superado boxísticamente, pero no en cojones ante el dinámico zurdo Nery.

Superado en argumentos, Sánchez nunca dejó de intentar establecer presión y caminar hacia adelante una vez que la estrategia inicial fue eliminada por las condiciones del rival; recuerdo la fiereza en su rostro recibiendo castigo y los ojos fijos sobre “Panterita”, un vivo reflejo del guerrero herido pero orgulloso incluso en la derrota.

“Panterita” terminó derribándolo en el cuarto episodio luego de machacarlo por medio de contragolpes a la cabeza y ganchos a las zonas blandas, para el quinto ya no salió.

El “Tornado” falleció ayer en un accidente carretero a las 3:30 horas junto a su hermano Jonathan cuando viajaban de Hermosillo hacia el Poblado Miguel Alemán.

Con su partida desaparece el primer campeón orgánico originario de la capital de Sonora, entidad que le ha dado a México en total 12 monarcas del mundo en el boxeo, de 181 en total a la fecha.

Pocos peleadores han sido tan populares como el “Tornado”, cuyo origen popular lo supo aprovechar para proyectar su carrera.

Su muerte dominó el ciclo de noticias en Sonora desde las 5:40 horas de ayer hasta el inicio de su multitudinario funeral a las 21:00 horas en el hogar de sus padres, según Google Trends.

Un sólo post de Beto Bandido en Facebook generó 4 mil 200 shares, más de 1,000 comentarios y 4 mil 100 sentimientos con emojis en apenas 17 horas.

En Twitter, fueron impresos más de un millón de mensajes mencionando su nombre o su muerte.

Me queda claro, nunca habrá una tormenta de la misma magnitud que haya hecho tan orgullosa a la gente de la Costa de Hermosillo.

Descansa en paz “Tornado”.

 

Analista de boxeo para Grada Norte

 

* En el siglo 18 el boxeo era llamado la ‘Ciencia Dulce’, gracias a la obra Boxiana (1813-1828) del periodista británico Pierce Egan.

Twitter: @morpheus_mx1